Kiosco

El Periódico Extremadura

Tribuna abierta

No seas el problema

La trata de personas puede acabar en ti

No seas el problema. Periódico Mediterraneo

La tibieza en la defensa de los derechos humanos da alas a sus violadores. Y tibia, escasa, es la respuesta social ante la trata de seres humanos. Hoy, 30 de julio, es el día mundial contra la trata. Bueno, es el día que Naciones Unidas hace campaña contra ella. 

Si tan siquiera durante el breve espacio de tiempo que vas a dedicar a la lectura de este artículo (con suerte si no has pasado la hoja sin más), fueses capaz de aproximarte al horror de los millones de víctimas y esa experiencia dejara cicatriz en tu cuerpo y en tu memoria, eso seguro influiría en el porvenir de ellas y de otras futuras (recuerda la teoría del caos y el efecto mariposa, de como un pequeño movimiento puede alterar el curso de la historia). 

Hablar de cifras reales en el mundo y en España es hacer una aproximación muy vaga. En nuestro país, se habla de «víctimas identificadas» –aquellas que la policía asegura que lo son, en base a unos indicios, y que dejan fuera a las tres cuartas partes de las realidades, según un estudio de UNICEF y la Universidad de Comillas–. En 2020 fueron 1.232 personas liberadas de organizaciones dedicadas al tráfico ilícito de seres humanos o de grupos delictivos que las someten a distintas situaciones de explotación sexual o laboral, según el Centro de Inteligencia contra el terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) de la Secretaría de Estado de Seguridad. Y este organismo nos da otro apunte: más de 44.000 personas, el 98% mujeres, entre 2016 y 2020 se identificaron en lugares de prostitución, como personas en riesgo. En este período –y tirando por lo bajo– unas 180.000 mujeres habrán estado sometidas a violencia extrema por quienes se creen con derecho a hacerlo. Los puteros. 

De entre todas las violencias que sufren las mujeres por el hecho de serlo, la de la esclavitud sexual es la que cuenta con menos rechazo de la gente. Bajo el trillado y pueril argumento de que siempre ha existido la prostitución (hay quien osa calificarlo «como el oficio más antiguo del mundo»), se esconde un terrible desprecio hacia las mujeres que están siendo prostituidas. Les invito a escuchar a Amelia Tiganus (pueden encontrar muchas de sus intervenciones en la red, una de las últimas en la Escuela Feminista Rosario de Acuña), una mujer que cuenta de primera mano qué es esto de la trata, cuál es la realidad de la prostitución y las imbricaciones del sistema prostitucional con la pornografía, la violencia sexual y las relaciones violentas. 

El tráfico de esclavas ha sido una constante a lo largo de la historia. Mujeres vulneradas que por su condición de extranjera, pobre, viuda o madre sola, son arrastradas a los prostíbulos y puestas a disposición de catervas de indeseables, para que las manoseen, sodomicen, golpeen y violen constantemente. Mujeres que ante la imposibilidad de huir y la aniquilación para la lucha, lo único que les queda (recuerda que son miles, millones en todo el mundo) es el sometimiento, como forma de supervivencia. Sometimiento que no consentimiento. 

Padres, hermanos, parejas, primos, amigos. Casi 7 millones de españoles, 152.000 extremeños, son puteros

decoration

Padres, hermanos, parejas, primos, amigos. Casi 7 millones de españoles, 152.000 extremeños, son puteros. Y andan de club en club, de piso en piso, arrastrando –cuan babosas– su desprecio. Mientras en los dulces hogares familiares, sus/tus hijos están iniciándose en la cultura de la violación a través de la pornografía, con su smarphone que pagan papá y mamá. Y están sus/tus hijas vigiladas en las redes sociales por otras alimañas que no dudarán en cazarlas para hacerles lo mismo. 

Cada día que se está demorando la abolición de la prostitución en España, y en el resto de países que aún no lo han hecho, es un día más de infierno para estos miles de mujeres. El sistema prostitucional está legitimando que cualquier mujer, que cualquier niña, es prostituible, es violable. Termino con una advertencia que llevamos lanzando hace tiempo las organizaciones expertas y la Policía Nacional: ahora la demanda pide Producto con Denominación de Origen Nacional, preferiblemente a estrenar, de calidad y fácilmente exportable. Mercancía Kilómetro Cero.

*Presidenta de la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura

Compartir el artículo

stats