Kiosco

El Periódico Extremadura

PROYECTO ECOPLACEAT FINANCIADO POR BBVA

Productos de la huerta en Plasencia gracias a Placeat

La asociación prepara un huerto en San Gil y creará una red de autoconsumidores

Responsables de Placeat y usuarios, en parte del huerto. TONI GUDIEL

La Asociación Placeat Plena Inclusión de Plasencia acaba de cumplir 50 años y sus ideas no se agotan, al contrario, su último proyecto, EcoPlaceat, ha sido uno de los 23 premiados por BBVA en una convocatoria nacional y contará con 35.000 euros para poner en marcha un huerto ecológico.

En los 7.500 metros cuadrados de zona de cultivo de los que disponen en su finca de San Gil tienen previsto cultivar productos de temporada y sin utilizar ningún fitosanitario. Así, en otoño serán repollos, brócolis, lechugas o acelgas y, a finales de abril y durante el verano, llegarán los tomates, pimientos, cebollas, calabacines o sandías.

Lo explica Tomás Clemente, responsable actual del huerto y que lleva en Placeat desde 1990. Ya en septiembre y gracias a la subvención, la asociación contratará a una persona con discapacidad intelectual a jornada completa durante un año y los usuarios del taller de jardinería, que funciona todo el año, servirán de apoyo.

Ramón Rubio Lucio, director-gerente de Placeat, señala que el proyecto ya se ha puesto en marcha, ya que han habilitado una charca para poner en funcionamiento el riego y han comenzado con los primeros cultivos.

No obstante, será a partir de septiembre cuando arrancará definitivamente el proyecto. La intención es hacer «un cultivo de temporada, que sea rotatorio y se mantenga durante todo el año».

Dos usuarios del taller de jardinería, trabajando en el huerto. TONI GUDIEL

Pero además de proporcionar oportunidades laborales a personas que tienen dificultades para integrarse en el mercado de trabajo, Placeat quiere que lo cultivado revierta en los propios usuarios, sus familiares y socios.

Así, la intención es crear un grupo de autoconsumidores, que pagarían una cuota de mantenimiento y recibirían, cada semana, una cesta de productos, con más o menos cantidad de estos en función de la producción y del número de personas que estuvieran integradas en la red.

Más de 160 familias

Actualmente, son más de 160 familias las que forman parte de la asociación Placeat, que además cuenta con socios que «aportan solidariamente su cuota sin ser familiares de nuestros usuarios. De ahí se pensó en la posibilidad de crear un grupo de eco-consumidores para una distribución más justa y sostenible de lo que se produzca en los huertos ecológicos que está preparando Placeat».

La cuota de mantenimiento permitiría alargar en el tiempo este proyecto porque la idea no es que se ciña a un año, sino que esa subvención sirva para poder poner en marcha el proyecto y que, después, Placeat sea autosuficiente para mantenerlo.

Una vez hecha la planificación y acondicionado el riego, la segunda fase permitirá recubrir una parte de los viveros con plásticos e instalar ventiladores y la tercera será ya la contratación del trabajador.

Además, el año próximo, si el proyecto va bien, Placeat llevaría su producción a las residencias que tiene en San Gil y Plasencia y el resto sería para el grupo de autoconsumo. Las primeras cestas llegarán «a primeros de octubre», calcula Rubio.

En suma, un proyecto medioambiental e inclusivo en el que colaboran los ayuntamientos de San Gil y Plasencia, Adenex y Viveros Sor Valentina.

Compartir el artículo

stats