Kiosco

El Periódico Extremadura

Memoria y reivindicación por el colectivo lgtbiq+ se unen en un mIsma obra

El arte de los que no quieren olvidar

El ilustrador salmantino Alejandro Quintano presenta su exposición a la que ha dado el nombre de ‘Queens’ El Estudio La Sindicalista recoge su obra con La Veneno, iconos Drag y folclóricas como protagonistas

La Faraona. Alejandro Quintano sostiene en su mano una ilustración de Lola Flores. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Aunar arte con reivindicación es un talento que no todos los artistas saben transmitir, tampoco todos los públicos son válidos para llegar al trasfondo y entender la obra en sí misma. Son solo aquellos que se preguntan el por qué de lo que ven, quienes pueden encontrar el significado último y sentido que el autor le da a los que dibuja. El loco del pelo rizo, es de esos locos, valga la redundancia, que se aventura a desvelar sus miedos y mostrar sin tapujos su personalidad, lo que le representa, quedando al desnudo ante quienes tienen el placer de contemplar sus ilustraciones.  

«Soy Alejandro Quintano, pero me hago llamar El loco del pelo rizo», se presenta el artista salmantino. Son sus estudios en Historia del Arte y sus rizos morenos, los que en un momento de orgullo y haciendo un guiño al pintor Vicent Van Gogh, al que llamaban el loco del pelo rojo, le dieron nombre hace ya algunos años. 

Profesor de Historia en un instituto, se lanzó a hacer un máster de Diseño y Arquitectura que le lanzó al mundo creativo, a dibujar en formato digital y probar experiencias nuevas. «He dibujado toda la vida, nunca pensé que me iba a dedicar a esto, pero bueno, la ciudad de Cáceres me lo ha brindado». No es en óleo, como sí hacía el pintor que le dio nombre, donde dibuja, pero sus trazadas y el vivo de sus colores son capaces de transmitir sensaciones como lo hizo Van Gogh en ‘La Noche Estrellada’. 

El loco del pelo rizo. Ilustración de La Veneno en Estudio La Sindicalista. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Los comienzos, como se suele decir, no son fáciles. En su caso, empezó a exponer en un lugar que lejos queda de exposiciones o estudios. En el escaparate de una peluquería vintage de su ciudad natal, Salamanca, es donde sus ilustraciones tuvieron cabida por primera vez, que continuaron pasando por bares. Pero la paciencia, el deseo y las ganas le llevaron a Madrid, donde galerías y museos como el Thyssen, le dieron la oportunidad y sobre todo el conocimiento de que sus retratos tenían valor y potencial para triunfar. 

Aterrizó en Cáceres, de la mano de su novio Sergio, un extremeño que vio las posibilidades que una ciudad como esta les podía brindar, costes de vida más baratos que los de la capital española y la comodidad de un lugar acogedor. Llegaron con la idea de opositar, pero como dice: «La misma incertidumbre es montar una empresa que opositar, y decidimos, de momento, lo que nos gusta»

Recordar a quienes le representan a él y al colectivo LGTBIQ+ es uno de los propósitos del artista

decoration

No son todas, ni muchas, las personas que tienen la valentía de arriesgar por un futuro dedicado al arte para perseguir un gran sueño. Con una pequeña y mimada galería en la calle Roso de Luna, a dos pasos de la céntrica plaza de San Juan, comenzó su andadura en tierras extremeñas meses atrás. Bajo el nombre de La Sindicalista, su estudio reposa ilustraciones que llenan de color y vida las paredes blancas que la componen.

La esencia 

Su arte se capta con los ojos abiertos, pero su seña de identidad es hacer retratos con los párpados bajados, que evoquen al recuerdo y a la memoria, a los momentos placenteros que se vienen a la cabeza cuando intentamos refrescar algo que nos hace felices. Que El loco del pelo rizo se aferre a la memoria, no es casualidad, ha vivido rodeado de personas con alzhéimer que han generado miedo en él y una mayor preocupación por no olvidarse de quien ha hecho que, hoy por hoy, sea lo que es

Otra de sus creaciones. El artista en la galería de Roso de Luna. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Por eso se ha inspirado «en la mitomanía que tengo de ciertos personajes y el recuerdo de aquello que ha construido mi personalidad», desvela el autor. Las ilustraciones evocan a la retrospección y guardan un significado con la pequeña cita que las acompaña y que les hace tener un significado más explícito, que traslada al momento al que esa persona las recitó. 

Iconos en ilustraciones

‘Queens’ ha sido la última colección de ilustraciones que Quintano ha llevado a cabo, compuesta por iconos y referentes donde se pueden sentir identificadas muchas personas. La Veneno expuesta como una Virgen, endiosada en su obra, y las drag reconocidas como un arte; personajes controvertidos, que para bien o para mal, son las piezas principales y que rememoran el sentimiento colectivo de todo el grupo LGTBIQ+. 

Mientras se lee. Marcapáginas. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Lesbianas, gays, transexuales, bisexuales… todos pueden encontrar a un artista que les represente, que en el camino de su vida les haya marcado a forjar su forma de ser, a abrirse y mostrar sin tapujos quién es. 

Por ser quién más se identifica el autor y por la forma en la que ha luchado por sus ideas, es La Veneno (actriz transexual almeriense fallecida en 2016) la que ocupa la composición principal y más grande de La Sindicalista en un dibujo que refleja la ducha en la que su vida acabó. Es a pesar de su forma ser «arrabalera, digamos que hablaba fatal, pero era muy natural y quizás fue la que dio el empujón, aunque fuese a patadas, para visibilizar ciertos colectivos». 

En las estanterías. Creaciones a la venta. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Las primeras veces, las y los pioneros se convierten en hitos en esta galería, donde no faltan las folclóricas, ese grupo de mujeres que han cautivado el corazón de casi toda España alguna vez y que también han cuidado mucho a los «mariquitas», con mensajes más o menos correctos, como el de Rocío Jurado refiriéndose a la «raza homosexual». El colectivo siempre ha entendido la falta de conocimiento y han sabido captar un mensaje con buen trasfondo. Lola Flores ‘La Faraona’, la Jurado (’La más grande’) o Isabel Pantoja han sido algunas de las seleccionadas para representar el folclore popular español acompañadas de mensajes que en algún momento ha aclamado el gran público. 

No olvidar

«Quería expresar en esta ciudad que el arte también puede representar, aparte de miedos, inseguridades o alegrías, puede ser algo divertido, con personajes icónicos pop, que pueden retrotraernos a recuerdos buenos que tenemos del pasado». El fin último de este artista es hacer llegar a cada uno de quienes visten sus camisetas, usen sus tazas para el café de por las mañanas o encuentren entre las páginas de su libro favorito uno de los marcapáginas que vende, sepa captar el mensaje, cierre los ojos y recree buenos momentos. 

‘La más grande’. Ilustración de Rocío Jurado. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Además, de saber reconocer el apoyo que la familia LGTBIQ+ merece y necesita, Alejandro tiene claro que representa «lo que le gusta. Intento representarlo todo, pero es muy difícil porque ahora cada vez se etiqueta demasiado a las diferentes partes del colectivo y yo no quiero etiquetar». Hay que romper con las estructuras, con las etiquetas y conseguir la unión que se necesita para lograr una mayor aceptación por parte de la sociedad que aún siente rechazo. 

«Es un miedo que tengo siempre a olvidar, quiero quedar registrado lo que me gusta»

Alejandro Quintano - Artista

decoration

Lanza un mensaje claro al colectivo: «Que nos dejen crear y hacer las cosas en libertad, sin juzgar y sin etiquetar». Mucho han luchado quienes ya se han ido para llegar al punto al que hoy en día nos encontramos, que lejos de haber obtenido el reconocimiento total de todos para tener los mismos derechos, queda un largo camino por recorrer, ya a medias por quienes algún día fueron valientes para mostrar sus ideas y su realidad.

No son todos los que a viva voz gritan que les gusta un cantante o una actriz vinculada al colectivo, los que no tienen reparos para mostrar al exterior quienes son, pero tal vez con mensajes a medias e ilustraciones de ojos cerrados, muchos y muchas saquen la valentía para luchar por la causa y mantener en la memoria lo que el artista Alejandro Quintano, El loco del pelo rizo, no quiere que se deje en el olvido: el recuerdo. 

Compartir el artículo

stats