LOS SANITARIOS PLANTEAN SUS DEMANDAS

¿Qué piden los médicos cacereños para la nueva legislatura?

Entre sus prioridades destaca la finalización del Hospital Universitario, por los problemas actuales de gastos y de personal

Reclaman una reforma en Atención Primaria que lleva años comprometida, y cubrir las tan necesarias plazas de especialistas  en los hospitales para reducir las listas de espera

Recreación del Hospital Universitario de Cáceres con sus dos fases al completo.

Recreación del Hospital Universitario de Cáceres con sus dos fases al completo. / SES

El 20 de junio se constituirá la Asamblea de Extremadura y con ella se pondrá en marcha la legislatura, a la espera de conocer la composición del nuevo Gobierno regional en virtud de los pactos ahora en negociación. Pero las necesidades de la comunidad serán las mismas lleve quien lleve las riendas. En este sentido, el Colegio de Médicos de Cáceres recuerda las importantes carencias que arrastra la provincia desde el punto de vista sanitario, carencias que deberán solventarse en los próximos cuatro años porque la situación no es buena hace bastante tiempo.

«Una de las prioridades consiste en la finalización del Hospital Universitario de Cáceres. Ya no puede demorarse más tiempo por los grandes problemas que padece la sanidad de la provincia, muchos de ellos a causa de tener un hospital dividido, lo que incrementa notablemente el gasto y disminuye el número de profesionales, porque se reparten entre dos centros distintos», explica Carlos Arjona, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Cáceres. Las últimas previsiones contemplaban acabar el proyecto y poder licitar la obra antes de que finalice 2023 (más de 75 millones de euros), y a ser posible dejarla adjudicada. La construcción requerirá entre uno y dos años.

Por otro lado, se hace necesario potenciar el número de médicos especialistas, «sobre todo en los hospitales de Plasencia, Coria y Navalmoral. Hay plazas libres que deben cubrirse lo antes posible para evitar el deterioro del servicio», urge Carlos Arjona. De hecho, esta carencia de profesionales genera en buena medida las listas de espera de los hospitales, debido a la falta de adaptación de las plantillas a las necesidades reales.

«Algunas especialidades han crecido mucho en cuanto a pruebas funcionales y proyectos, pero no han ido acompañadas del número de especialistas necesarios, y con el mismo personal no podemos hacer más cosas», subraya.

Dos décadas de proyectos en el cajón

En cuanto a la Atención Primaria, «llevamos casi dos décadas con proyectos sucesivos de reforma que nunca se llevan a cabo, que siempre se quedan en un documento con numerosas páginas donde intervienen muchos profesionales. Es precisa una reforma completa», rubrica Arjona. En primer lugar, la Atención Primaria requiere una dotación económica más elevada, acorde a sus funciones, «porque la comunidad extremeña necesita una reestructuración de estas plantillas».

Hay zonas, prosigue Carlos Arjona, con buena asistencia por su número de profesionales, pero otras al contrario. «Unas poblaciones ganan habitantes y otras pierden, unas tienen más personas mayores que otras, y todo ello condiciona la asistencia sanitaria. Deben adaptarse los recursos que tenemos a esas circunstancias», plantea. Por ejemplo, algunos médicos trabajan solo en urgencias rurales los fines de semana, y sería conveniente «reconvertirlos como plazas de equipo para disminuir el número de tarjetas que tiene los médicos, y cubrir todos juntos la asistencia completa».

El problema de fondo radica en la falta de facultativos, que también genera listas de espera en Atención Primaria. «No puede ser que a un ciudadano le den cita para una semana, ni siquiera para 48 horas, porque normalmente llama al médico cuando lo necesita, y entonces acude a los servicios de urgencias, que se saturan». Mientras pueda llegar o no nuevo personal, «de momento se ha iniciado un programa de médicos voluntarios que pasan consulta por las tardes en los centros de salud cuando existen listas de espera». Una sola de estas consultas vespertinas equivale a reducir la cola de toda una jornada de un facultativo de mañana, de modo que resulta efectivo.

Y es que la Atención Primaria ha salido adelante durante años por la voluntad de los médicos, que han llegado a asistir a 60 pacientes diarios. La presión de los sanitarios ha logrado poner el límite en 36. «Además, es necesario devolver los ánimos a estos profesionales, que han visto como la cirugía menor, las ecografías, las espirometrías y otros programas que antes se practicaban en Primaria se han paralizado», recuerda el presidente.