INVIERNO DEMOGRÁFICO: LA BAJA NATALIDAD Y EL CRECIENTE ENVEJECIMIENTO MARCAN LA TENDENCIA

La mitad de los municipios cacereños ya están en riesgo de despoblación

En concreto, 117 se encuentran por debajo de los 12,5 habitantes/km2 que marca el índice europeo

De ellos, hay 83 en ‘riesgo severo’ de despoblarse, un tercio del total, al no llegar a los 8 habitantes/km2

Mayores en un núcleo rural. Casi 4 de cada 10 vecinos de la provincia están ya en edad de jubilación.

Mayores en un núcleo rural. Casi 4 de cada 10 vecinos de la provincia están ya en edad de jubilación. / EL PERIÓDICO

Un total de 117 municipios de Cáceres (aproximadamente la mitad de los 223) están por debajo del límite que marca Europa para determinar que existe riesgo de despoblación: 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Bien es cierto que se trata de la segunda mayor provincia en extensión de toda España (19.868 km2), con términos municipales amplios, lo que ya de por sí genera una densidad de población baja, de 19,6 hab/km2 como media provincial, solo un punto por encima de Finlandia (mientras la media española está en 92 hab/km2). Pero además, su población no para de decrecer y en cinco años ha caído de 400.036 residentes (2017) a 387.805 (2022).

El 24,6% vive en la capital. Un 50% lo hace en los diez municipios más poblados de la provincia. El resto habita en entornos mayoritariamente rurales de gran dispersión, bastante distantes unos de otros, lo que genera desequilibrios territoriales. Cáceres cuenta por ejemplo con siete municipios que no llegan a los 100 habitantes: Garvín (96), Cachorrilla (91), Robledillo de Gata (86), Campillo de Deleitosa (81), Ruanes (80), Benquerencia (79) y Pedroso de Acim (73), el más pequeño de Extremadura. Todos ellos se incluyen entre las 83 poblaciones cacereñas que, dentro de las 117 más afectadas por la caída demográfica, bajan otro escalón y se sitúan en ‘riesgo severo’ de despoblación, al no alcanzar siquiera en la actualidad los 8 hab/km2.

Pueblos de riesgo de despoblacion

Pueblos de riesgo de despoblacion / EL PERIÓDICO

Es más: hay 21 municipios que no llegan a 3 hab/km2, es decir, por debajo de la densidad media de Islandia o la Siberia rusa, como Herrera de Alcántara (2,08), Cachorrilla (1,98), Portezuelo (1,73), Alía (1,39) y Toril (0,99), que presenta las cotas más reducidas. El mayor problema de este tipo de poblamientos no es su situación actual, sino el ‘circulo vicioso’ que genera su dinámica demográfica regresiva: cada vez hay menos vecinos, más envejecimiento y por tanto menos oportunidades de recuperarse.

Además, resulta muy evidente la diferencia de potencialidades. Generalmente los territorios más poblados tienen un desarrollo agrícola mayor o disfrutan de atractivos turísticos, y por tanto registran más nacimientos y mayor porcentaje de población joven. Los núcleos en caída demográfica suelen carecer de recursos económicos a los que agarrarse.

Todos estos datos, extraídos del Observatorio de la Diputación de Cáceres y del Instituto Nacional de Estadística (INE), se resumen en uno: la provincia ha perdido 19.741 habitantes en lo que va de siglo XXI. Ese declive se ha concentrado por completo en la última década, ya que el censo siguió creciendo hasta 2011, cuando alcanzó su tope de 415.446 habitantes, y desde entonces se ha dejado 27.641 por el camino. Algunos municipios acusan especialmente el decrecimiento en términos absolutos, por ejemplo Talayuela (-1.955 vecinos menos en una década), Plasencia (-1.834), Valencia de Alcántara (-812), Miajadas (-731), Arroyo de la Luz (-729), Coria (-720) o Moraleja (-497).

Los que bajan, los que suben

Pero el dato más claro es el que indica la diferencia en términos porcentuales de cada pueblo respecto a su situación hace una década. Aquí hay datos preocupantes como el de Descargamaría (-43%), Villamiel (-39%), Valdelacasa del Tajo (-38%), Pedroso de Acim (-30%), Robledillo de Gata (-28%), Casar de Palomero (-28%), Berrocalejo (-27%), Herguijuela (-26%), Puerto de Santa Cruz (-26%), La Garganta (-25%) o Guijo de Coria (-25%). En cambio, algunos municipios han ganado habitantes en la última década, como Ibahernando (21%), Collado de la Vera (15%), Abadía (9%), Alcollarín (7%), Peraleda de San Román (3%), Pinofranqueado (3%) o Cáceres (0,4%).

Evidentemente, la tendencia a la despoblación tiene una relación muy estrecha con el lento dinamismo de una provincia en la que va creciendo la media de edad. Así, la tasa de envejecimiento de Cáceres, es decir, el número de mayores de 64 años respecto al total de la población, alcanza un 37%. Esto quiere decir que casi 4 de cada 10 vecinos de la provincia se encuentran ya en edad de jubilación.

Hay localidades donde la tercera edad es minoría, como Collado de la Vera, Talayuela, Saucedilla o Navalmoral

Los municipios con más porcentaje de la tercera edad son Campillo de Deleitosa (61%), Casares de las Hurdes (47%), La Garganta (46%), Carrascalejo (45%), Hinojal (42%), Bohonal de Ibor (41%), Cabezabellosa (40%) o Valdecañas del Tajo (40%). Pero también hay localidades donde la tercera edad es minoría como por ejemplo Collado de La Vera (10%), Talayuela (11%), Saucedilla (14%), Navalmoral de la Mata (15%), Almaraz (16%), Cáceres (16%) o Casar de Cáceres (16%).

Además está el índice de senectud, que indica la proporción de las personas más ancianas (las que supera los 85 años de edad) sobre la población por encima de 65 años. Pues bien, ya alcanza el 13% en la provincia cacereña y lo encabezan municipios como Carbajo (32%), Casas de Don Antonio (27%), Arroyomolinos de la Vera (27%), Gargüera (27%), Oliva de Plasencia (27%), Torre de Don Miguel (26%), Villasbuenas de Gata (25%), Santiago del Campo (25%), La Aldea del Obispo (25%) o Aldeacentenera (25%).

Datos que inquietan

Tampoco ayuda la cifra de nuevos nacidos. Durante el último año completo publicado por el Instituto Nacional de Estadística (2021) sobre el número total de nacimientos, la tasa bruta de natalidad y la tasa global de fecundidad resultan inquietantes. En concreto, la provincia cacereña registró 2.403 alumbramientos durante 2021, la cifra más baja de la serie histórica desde 1975 (se llegaron a superar los 6.082 nacimientos en 1980). Del mismo modo, la tasa bruta de natalidad desciende hasta 6,2 niños nacidos por cada mil habitantes, su mínimo desde el año 1975. Y la tasa global de fecundidad se queda en 31,5 nacimientos por cada mil mujeres, la mitad de lo que marcaba hace cuatro décadas.

También se está retrasando la edad a la que se accede a la maternidad. El último informe del Instituto Nacional de Estadística sitúa el grueso de los nacimientos entre los 31 y los 36 años de la madre. En esa horquilla nacieron el 43% de los bebés que vinieron al mundo durante 2021 en Cáceres. Por debajo de los 31 años, ni siquiera se registran ya un tercio de los nacimientos (32%).