Con las vacaciones de verano cada vez más cerca, alojarse en un parador puede ser una opción muy atractiva. Muchas personas buscan huir de los destinos masificados en grandes ciudades, o de las tradicionales vacaciones de sol y playa, por lo que prefieren visitar ciudades patrimonio de la humanidad y alojarse en uno de sus paradores.

Extremadura cuenta con cinco paradores en la provincia de Cáceres y dos en la de Badajoz. Según el ranking elaborado por las reseñas que dejan los visitantes en Google, el Parador de Plasencia está dentro de los 19 paradores mejor valorados actualmente en España. Se encuentra en la duodécima posición con 9,3 puntos. En 2018 también obtuvo un reconocimiento similar al ocupar el tercer puesto en la clasificación de los usuarios del sitio web de viajes TripAdvisor.

El alojamiento está situado en el casco histórico de Plasencia, concretamente, en el convento de Santo Domingo. Construido en el siglo XV con gruesos muros de piedra y techos abovedados. Es uno de los más imponentes, pero también de los que más detalles ofrecen: un pequeño gimnasio, piscina y una íntima zona Wellness con baño turco, sauna y jacuzzi.

Muy cerca de la comunidad extremeña, concretamente en la provincia de Toledo, se encuentra otro de los paradores más preferidos por los ciudadanos. El Parador de Oropesa ocupa la decimoquinta posición en la lista (con una puntuación de 9,3), cuyo un edificio consta de bonitos salones, columnas y soportales, además la Torre del Homenaje.