Un grupo de migrantes procedentes de Canarias ha llegado al albergue municipal de Mérida, que ha sido cedido por el consistorio emeritense al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para habilitarlo como un centro de acogida de emergencia. La portavoz de la Junta de Extremadura, Victoria Bazaga, ha informado de que son 200 las personas que están recibiendo asistencia en estas instalaciones por parte de Cruz Roja Extremadura. Llegaron anoche al aeropuerto de Madrid y desde ahí fueron trasladadas a la capital extremeña. Todas se encuentran bien de salud y se desconoce hasta cuándo se alojarán.

Tal y como ha indicado el ministerio en una nota de prensa, el número de plazas de alojamiento podrá ser ampliado "en función de las de las necesidades que puedan surgir como consecuencia de la crisis humanitaria de Canarias". El centro estará gestionado por Cruz Roja para prestar labores de manutención, servicios jurídicos, psicológicos, entre otras. Para su puesta en marcha, las dependencias han sido acondicionadas por la empresa pública Tragsa.

Según datos del Ministerio del Interior, tan solo en la primera quincena de octubre, han desembarcado en el archipiélago canario 8.561 supervivientes, lo que ha supuesto un récord en la llegada de extranjeros en pateras con cifras sin precedentes desde la crisis de los cayucos de 2006, cuando la ruta canaria marcó su máximo histórico. Eso eleva a 23.537 el número de migrantes que han llegado de forma irregular a las islas en lo que va de año.

"Como no puede ser de otra manera, nos hemos implicado socialmente para trabajar en este tema. Ha sido durísimo y hay que agradecer especialmente a Cruz Roja el trabajo que ha hecho, junto con los responsables del área de salud, para traer a estas personas", ha manifestado Bazaga en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

En concreto, esta acción de acogida responde a un "acuerdo social, que entra dentro de la coherencia de cualquier Gobierno". "Estamos abiertos y dispuestos a colaborar para que estas personas se encuentren aquí lo mejor posible y les resulte beneficioso, después de lo que han vivido", ha señalado la portavoz a preguntas de los medios.

Cabe recordar que en el acto público que los socialistas celebraron el pasado sábado, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, trasladó al presidente del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, la voluntad de la ciudad para acoger a algunos de los migrantes que están llegando estos últimos días a Canarias. Esta decisión, ya se la había comunicado a la secretaria de Estado de Migraciones, Isabel Castro Fernández.

Cuestionada sobre si esta proposición ha tenido que ver con la decisión de la Junta, Bazaga ha destacado que "no se trata de un acuerdo que haya sido pactado a tres partes ni nada, cuando un Gobierno regional forma parte de un Gobierno nacional y este tiene que tomar decisiones, tira de sus gobiernos para ver qué podemos hacer". "En este caso, este Gobierno se ha puesto a disposición para ayudar a traerlos aquí", ha subrayado.

Reacciones de los partidos

Las reacciones a esta noticia por parte de los partidos políticos con representación en la Asamblea regional, no se han hecho esperar. El grupo parlamentario popular ha valorado la colaboración entre administraciones públicas para la acogida de estos migrantes, mientras que desde el socialista han confiado en que Extremadura siga siendo "tierra de acogida".

También se ha mostrado a favor de esta iniciativa asistencial el grupo parlamentario Unidas por Extremadura, que ha considerado "positivo" que la región "abra los brazos" a los migrantes, teniendo en cuenta, además, su "altísima tasa" de despoblación. Por el contrario, desde Vox han subrayado que su "posicionamiento claro" en contra de la "inmigración ilegal".

"Extremadura es una región solidaria, siempre lo ha sido y ahora no va a dejar de serlo", ha manifestado el portavoz del grupo popular, José Ángel Sánchez Juliá, que ha agradecido el "incesante trabajo" de Cruz Roja. Ha abogado por poner todos los mecanismos y recursos que tiene la Junta para ayudar a los migrantes que ahora "necesitan la solidaridad de todas las administraciones".

Su homónima socialista, Soraya, Vega, ha afirmado que el PSOE espera que la Junta "siga siendo referente en atención a esos derechos y siga siendo tierra de acogida, como siempre ha sido". Ha avanzado que en el próximo pleno preguntarán a los miembros del Consejo de Gobierno sobre la política que llevará a cabo para atender a estas personas conforme a los derechos humanos.

En este sentido se ha expresado la portavoz de Unidas, Irene de Miguel, que ha incidido en que Extremadura "no olvida de donde viene y cuáles son sus raíces, por lo que sabe lo que supone abandonar tu país". "El Mediterráneo se está convirtiendo en una gran fosa y es algo que la historia no nos va a perdonar", ha destacado.

Por su parte, el portavoz de Vox, Óscar Fernández, ha atribuido esta acción a la política de puertas abiertas, "que lo que hace es crear inseguridad y no soluciona el problema real". A su juicio, hay que dar viabilidad a las vidas de estas personas en sus países de origen, al tiempo que ha responsabilizado al gobierno y a la Unión Europea de las "avalanchas de llegadas que se están viviendo".