+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cava y jamón: calidad por partida doble

Ibérico del Brillante y Extrem de Bonaval ganan los Premios Espiga de jamón ibérico y cava extremeño que convoca Caja Rural de Extremadura

 

Galardonados y autoridades, con los Premios Espiga y diplomas acreditativos, junto a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. - EL PERIÓDICO

REDACCIÓN EL CARRASCALEJO
14/11/2019

Ibérico del Brillante, de la empresa Sierra Extremeña, de Castuera y el cava Extrem de Bonaval, de Bodegas López Morenas demostraron ser la combinación perfecta de jamón y cava extremeño. Ambos lograban alzarse con los Premios Espiga Jamón DO Dehesa de Extremadura y Cava Extremeño en su vigésima y en su cuarta edición, respectivamente el pasado miércoles 30 de octubre. El acto fue presentado por el escritor extremeño Jesús Sánchez Adalid.

Caja Rural de Extremadura hacía entrega ese día en su finca de El Toril de los XX Premios Espiga Jamón Ibérico Dehesa de Extremadura y los IV Premios Espiga Cava de Extremadura con los que se reconocen a los mejores productos de ambas denominaciones de origen, elaborados en la región.

El acto tuvo una presencia del máximo nivel institucional: la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo; el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín; la delegada del Gobierno, Yolanda García Seco; diputados del parlamento, además de otras autoridades civiles y militares de la región y los miembros del consejo de administración de Caja Rural de Extremadura, con el presidente de la entidad, Urbano Caballo, y el director general, José María Portillo, como máximos representantes.

El Premio Espiga Oro al Jamón Ibérico con Denominación de Origen Protegida Dehesa de Extremadura recayó en una pieza de Ibérico del Brillante, de la industria de Castuera Sierra Extremeña SL, bajo la ganadería de Marcelino Gómez.

El premio Espiga Plata correspondió a un pernil de las Industrias Cárnicas El Bellotero SA, de Jerez de los Caballeros y el premio Espiga Bronce recayó en un ibérico la Industria Montesano Extremadura SA de Jerez de los Caballeros y bajo la ganadería de María Jesús Gómez Blanco.

Desde el jurado de los Premios Espiga Jamón Ibérico se puso de manifiesto la calidad de los productos presentados y lo reñido de la competición en la que se han dirimido los ganadores por centésimas de diferencia en la cata realizada bajo el sistema de ‘cata a ciegas’.

El Premio Espiga del Jamón, organizado por Caja Rural de Extremadura y con veinte años de trayectoria, está destinado a todas las industrias o marcas comerciales de jamones acogidos a la DOP Dehesa de Extremadura para «jamones calificados de bellota o terminados en montanera» con un periodo mínimo de curación de 22 meses.

También se hicieron públicos en el acto los ganadores de la IV Edición de los Premios Espiga Cava, elaborados en Almendralejo y acogidos a la Denominación de Origen Protegida en un concurso en el que se presentaron un total de 48 caldos de 9 empresas diferentes.

El máximo reconocimiento que se otorga, el Premio Gran Espiga, fue para Extrem de Bonaval en su variedad Brut Rosado, de la Bodega López Morenas SL, con sede en Fuente del Maestre. Este caldo ha obtenido la mayor puntuación de todos los cavas que participaban en la presente edición, indistintamente de la categoría, por lo que se reconoció con el Gran Espiga.

CAVAS / Extrem de Bonaval también recogió el premio Espiga Oro al mejor Cava en la categoría Premium, que está dedicada a los cavas reserva y gran reserva. En esta misma variedad el premio Espiga Plata fue para Lar de Barros Brut Nature Blanco, también de López Morenas. El premio Espiga Bronce correspondió al Árabe Premium Brut Nature Blanco de las Bodegas Primavera SL de Almendralejo.

En la categoría de cavas con más de 15 gramos/litro de azúcar (extraseco, semiseco, seco, dulce) el caldo que se hizo con el Premio Espiga Oro fue Viña Romale Semiseco Rosado, de Bodegas Romale SL, de Almendralejo. El Espiga Plata correspondió a Bonaval Semiseco Blanco, de Bodegas López Morenas SL. El premio Espiga Bronce fue para Terraeva Semiseco Blanco, de Bodegas Tiara de Los Santos de Maimona.

Por último, en la categoría de cavas menos de 15 g/l de azúcar (Brut Nature, Extra Brut, Brut) el premio Espiga Oro recayó en Lar de Lares Brut Blanco, de Bodegas López Morenas SL. El premio Espiga Plata fue para Viña Romale Brut Nature Rosado, de Bodegas Romale SL. El premio Espiga Bronce ha sido para Finca la Pintada Brut Blanco de la empresa Sophia Choursan & Isabel Cuevas de Almendralejo, que es el que cierra esta categoría.

El Premio Espiga Cava, organizado por Caja Rural de Extremadura, está destinado a las empresas elaboradoras y comercializadoras de cavas acogidos a la DO y que tengan su razón social en Extremadura. La selección de estos mejores cavas se realizó por un grupo de reconocidos catadores por el sistema de ‘cata a ciegas’ por la cual no conoce, en ningún momento, la marca comercial del cava que se está evaluando.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, destacó la importancia de la industria agroalimentaria, para lo que ha puesto el ejemplo de su peso en el Producto Interior Bruto español.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, agradeció el esfuerzo de Caja Rural en poner en marchar estos premios y ha destacado el gran trabajo que existe detrás de la elaboración de estos productos.

Por su parte, el presidente de Caja Rural de Extremadura señaló que estos premios son un referente de unos productos que también son reconocidos por su calidad y que cuentan con un sello propio y diferenciado. Para Urbano Caballo, la calidad de los productos son un instrumento para mejorar la imagen de Extremadura en el exterior y también la Marca España.

La presidencia del concurso del cava correspondió al presidente de Caja Rural de Extremadura, Urbano Caballo Arroyo, y la dirección técnica a Emiliano Zamora de Alba, Jefe de Sección de la Estación Enológica de Almendralejo de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio. Emiliano Zamora destacó la calidad de los cavas puesto que las puntuaciones logradas han sido muy elevadas. En su opinión, se está viviendo una «edad de oro» del cava extremeño.

En cuanto al jurado del concurso del Premio Espiga Jamón, la presidencia también correpondió a Urbano Caballo Arroyo, presidente de Caja Rural de Extremadura, mientras que la directora del concurso fue María de la Montaña López Parra, investigadora de Intaex.