La restricción de acceso a 23 nuevas calles del casco viejo está a punto de hacerse efectiva. La cámara que regulará el acceso a San Antón, Parras y Galarza ya quedó ayer instalada, y en breve lo hará la de San Ildefonso. El ayuntamiento quiere que las limitaciones entren en vigor en enero. De este modo se produce uno de los principales avances en la peatonalización del centro cacereño, el mayor desde el cierre de toda la zona amurallada en 2003. 

Ambas cámaras, San Antón y San Ildefonso, solo permitirán el paso a vehículos pertenecientes a residentes de estas calles, autobuses, emergencias y servicios de carga y descarga (a ciertas horas). Si no se cumplen dichos requisitos, la cámara grabará la matrícula y se tramitará la correspondiente multa. Para ello ha sido necesaria la modificación de la ordenanza del sistema de acceso de vehículos al centro histórico de Cáceres, un cambio ya aprobado tras un proceso participativo de meses (se han presentado más de 20 alegaciones de 11 colectivos), y que será efectivo en enero, según la previsión del edil de Infraestructuras, Andrés Licerán.

Las dos cámaras supondrán la restricción de 23 calles al tráfico. La de San Ildefonso cerrará el mayor ‘paquete’ de vías hasta el momento: todo el itinerario de Santa Clara, Soledad, Gallegos, San Juan, Pizarro, Fuente Nueva y otras calles señeras del casco viejo. También se procederá de igual modo en el eje San Antón-Parras, de modo que quienes circulen de sur a norte por el centro urbano, tendrán que utilizar en adelante la alternativa de Hernán Cortés, plaza de Italia o Miralrío (amén de ronda Norte o ronda Este).

Respecto al parking de Galarza, continuará abierto a todo tipo de conductores, que además podrán acceder por San Antón. No obstante, habrá un sistema que coordinará la cámara de esta calle (su colocación ayer generó mucho movimiento en las redes sociales) y la entrada a dicho parking. Si el conductor utiliza el mismo, no recibirá ninguna denuncia. Pero si se ‘cuela’ para continuar por San José, probablemente se expondrá a una multa. El ayuntamiento detalla que cuando se ponga en marcha la cámara, también lo hará el dispositivo de coordinación con el parking.

Plataforma única

Además, ya se ha sacado a licitación (192.740 euros) la construcción de una plataforma única en las calles San Antón, Parras y Clavellinas, de modo que calzada y aceras quedarán al mismo nivel para favorecer la prioridad peatonal, y se limitará la velocidad de los vehículos autorizados a 20 km/h. No obstante, el ayuntamiento repetirá el proceso al no haberse presentado ninguna oferta al primer concurso. Volverá a licitarlo modificando el pliego de condiciones para revisar el importe al alza, según ha indicado el alcalde, Luis Salaya, ya que el encarecimiento de los materiales está detrás de la falta de ofertas.

El proyecto incluye el traslado de la carga y descarga del Gran Teatro a la otra margen. Asimismo, el aparcamiento de Parras destinado a los clientes de los hoteles Ágora y Alfonso IX pasará a ser una zona de estacionamiento máximo de 5 minutos. Contempla además tres plazas reservadas para uso de personas con movilidad reducida, una de ellas en el área de aparcamiento del hotel Ágora y las otras dos en la plaza Marrón.

Cabe recordar que esta plataforma única de San Antón-Parras permitirá completar un itinerario peatonal entre la avenida de España, Obispo Galarza, Ciudad Monumental y San Blas (la propia plaza Mayor, Gran Vía, San Juan o San Pedro ya están restringidas al tráfico). Será un gran eje incluido en el Plan ‘Cáceres, Comercio accesible’, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, financiado con el Plan de Resiliencia de la UE. Incluye otras acciones ya pendientes de ejecutarse como la mejora del tránsito de viandantes por la avenida de San Blas (casi 300.000 euros), o el calmado del tráfico al final de avenida de España, que se reducirá a un carril para ampliar el parque de Gloria Fuertes (270.000 euros).

Zona de bajas emisiones

Todas estas calles mencionadas formarán parte de la Zona de Bajas Emisiones de Cáceres, que la nueva Ley de Cambio Climático obligará a poner en marcha en los 149 municipios españoles de más de 50.000 habitantes, antes de diciembre de 2023. El ayuntamiento está trazando un mapa que contemplará las áreas mencionadas y otras ya acotadas al tráfico en los últimos años (los ‘Obispos’, Gómez Becerra...). También la creación de aparcamientos disuasorios en Nuevo Cáceres, Maltravieso, San Blas (la listo) y Parque del Príncipe; varios carriles bici; y caminos escolares que permitan ir a clase a pie de forma segura.