María Jesús Nuevo Gómez (Jaraíz de la Vera, 1971) es la responsable del Centro de Interpretación Comarcal Sierra de Gata de la Red de Centros de la Diputación Provincial de Cáceres. Su trabajo consiste en dinamizar la comarca asesorando al turista para que tenga una visita plena y positiva.  

En Torre de Don Miguel viven rodeados de naturaleza , sin contaminación y el coste de la vida es más rentable. «Aquí vivo sin estrés, a esto lo llamo, calidad de vida», dice Nuevo. Uno de los grandes problemas de la sociedad es el ritmo acelerado constante al que te someten las ciudades. «Aquí el tiempo transcurre de una manera diferente, tu ritmo se ralentiza», asegura. 

A diferencia de los grandes núcleos urbanos, Nuevo considera que en un pueblo hay «infinidad de bondades» como la hospitalidad de la gente y la amabilidad. «En el pueblo todos somos familia, no la soledad vacía de las grandes urbes. Un pueblo es la mejor red social existente», asegura. 

Vivir en un pueblo tiene sus pros, pero también sus contras y existen muchas carencias entre las que se encuentran la escasa oferta cultural, menos oportunidades en el mundo laboral, la constante eliminación de servicios. A Nuevo le resulta fundamental «mejorar la conexión o conectividad para poder dar una mayor cobertura». Esta falta limita a la hora de poder emprender y de «poder llevar a cabo proyectos agravando y empeorando la situación no solo de poder emprender también de poder vivir», lamenta. 

La digitalización e innovación, son pilares esenciales para crear empleo y dar estabilidad a los habitantes del mundo rural y reducir a su vez el éxodo. «Infraestructuras, tecnología, sanidad y educación, son los sectores clave para los territorios rurales», explica la experta.

El encanto del mundo rural

Para María Jesús Nuevo, vivir en un pueblo como Torre de Don Miguel «hace que veas todo diferente», valorando la belleza de los paisajes que le rodean y «descubriendo historias en cada una de sus calles». Pero para ella, lo más valioso que se lleva el turista a visitar el pueblo es «conocer a los torresneros y torresneras», dice convencida. «Hay una persona que cuando me ve con un turista me hace una mirada cómplice y les invita a tomar un vino, eso para un turista es calidad de vida», añade. 

 Sierra de Gata tiene dos poblaciones que figuran en el ranking de los pueblos más bonitos de España como son San Martín de Trevejo y Robledillo de Gata. Además, cuenta con cinco conjuntos históricos que hacen que la arquitectura sea un atractivo más. Pero para Nuevo, las tradiciones «arraigadas» que se transmiten de generación en generación, son las que «permiten disfrutar plenamente de un universo de tradiciones».

«Sierra de Gata regala unos paisajes de gran belleza con veredas infinitas», reconoce . Esta tierra, no solo atesora bellezas naturales y paisajísticas como montañas, valles, rutas o ríos por poner algunos ejemplos, sino que la gran diversidad gastronómica sumado a su vez a los numerosos atractivos en verano como son sus piscinas naturales, la enmarcan entre una de las grandes comarcas a tener en cuenta en los viajes por Extremadura. 

Tierra con futuro

El amplio abanico de espacios naturales augura un buen futuro a Sierra de Gata. «Esta comarca ofrece amplios espacios naturales y riqueza patrimonial, que se han mantenido intacto gracias al respeto que han mostrado los propios habitantes del territorio», explica. 

Una comarca abierta en donde el sector agrícola lidera el territorio a nivel económico y que otros sectores como el turismo se va desarrollando con fuerza. «El apoyo a este sector es vital, hay que hacer una apuesta por la agricultura ecológica en un territorio plagada por olivos centenarios de montaña donde se extrae un aove inigualable» afirma.

Aún así, para solventar la problemática del éxodo rural en la comarca urge, «crear condiciones favorables para los jóvenes», lamenta. «Hay que hacer una clara apuesta por las infraestructuras y la tecnología», añade. Es importante poner en valor el papel del turismo para el desarrollo transversal del pueblo. «El turista puede tener una avería y necesitar un taller mecánico, puede tener un dolor de cabeza y necesitar una farmacia, comprar suministros el pueblo, llena hoteles, etcétera», razona. Además, Nuevo cree que si no pones esto en valor, «las ofertas para trabajar serán pocas y los jóvenes tendrán que marcharse».

Otro de los problemas que atraviesa el mundo rural es la conexión con las ciudades . «No entiendo por qué el mundo rural está tan subestimado si todo sale de aquí. ¿Sabes lo que le cuesta a un turista venir desde Madrid a Sierra de Gata? Así no se puede, este turismo necesita que se le mime y se le cuide dándole ni más ni menos que el protagonismo que se merece», reprocha Nuevo.

La responsable del Centro de Interpretación Comarcal Sierra de Gata, habla con orgullo sobre el paisaje que le rodea, pero lo que más le gusta es su trabajo. «Yo voy más allá de repartirle al turista un papel, yo disfruto cuando el turista se marcha con una experiencia satisfactoria, incluso les doy mi teléfono personal para que me pregunten cualquier duda que les surja en el viaje», explica. En sus más de 25 años de trayectoria profesional, ha podido descubrir que «el turismo es imprescindible para el desarrollo sostenible de una población» dice con seguridad. 

Es importante saber adaptarse a los tiempos para generar riqueza en una comarca, manteniendo el equilibrio entre el mundo moderno y las tradiciones.

Logo Junta de Extremadura EL PERIÓDICO

Más información