El Centro de Orientación Familiar es un servicio de la Diócesis de Plasencia que se creó hace dos años y que el año pasado realizó unas 900 atenciones. Además, 90 personas recibieron atención psicológica. Acaba de iniciar un nuevo curso.

Según ha explicado su director, Salvador Ramajo, su base es la «atención a la familia, no solo asistencialmente, sino también para poner en valor lo que constituye la familia para la sociedad y la Iglesia».  

Para ello, cuentan con profesionales como médicos, psicólogos, abogados, trabajadores sociales, mediadores familiares y otros y con voluntarios, que tratan problemas de «convivencia, crisis matrimoniales o por el fin de la vida».

También disponen de un Servicio de Ayuda a la Vida, que atiende a madres embarazadas o con bebés y con un servicio de Escucha Activa. «Los primeros años son los más difíciles», apunta Ramajo.