Proyecto cambiante

La Fundación Lumbini desiste oficialmente de construir el complejo budista en el Arropez

"Se cierra una etapa en la que ya no va a ser necesario ceder suelo público para este proyecto", dice el ayuntamiento

Última reunión de la Lumbini Garden en el consistorio cacereño.

Última reunión de la Lumbini Garden en el consistorio cacereño. / EL PERIÓDICO

Eduardo Villanueva

Eduardo Villanueva

La Fundación Lumbini Garden (FLG), promotora del complejo budista en Cáceres, ha registrado formalmente en el Ayuntamiento un escrito con su desistimiento formal del uso del cerro Arropez para levantar su proyecto ‘Gran Buddha’ en este enclave, ya que se erigirá, previsiblemente, en el valle de Santa Lucía, junto al Cerro de los Romanos.

“De esta manera se cierra una etapa en la que ya no va a ser necesario ceder suelo público para este proyecto. Y además este trámite es relevante porque la FLG sigue con su deseo de instalarse en Cáceres”, ha valorado el portavoz municipal, Ángel Orgaz.

Así, el futuro complejo budista se construirá en el entorno del Cerro de los Romanos (en la carretera de Badajoz, en el término municipal cacereño), en un valle de 60 hectáreas para el que los promotores han realizado una opción de compra, “condicionada a que el proyecto salga adelante técnicamente”, incide el director de Relaciones Institucionales de la FLG, Ricardo Guerrero.

El terreno del cerro Arropez fue una propuesta de la anterior corporación de Luis Salaya, que pretendía hacer una cesión de ese suelo de propiedad municipal a 30 años. Sin embargo, con la entrada del Gobierno local de Rafael Mateos, se ha optado por descartar esa zona debido a la alta protección que presenta: zona ZEPA y derechos mineros.

Terreno privado

Se trata, pues, de un terreno que adquirirá la propia fundación, por lo que el proyecto pasa a ser enteramente privado, a expensas de obtener algún tipo de financiación futura por parte de la Administración.

El alcalde Mateos siempre se ha referido a los “escollos” del Arropez, por ser zona ZEPA, por los derechos mineros y la “cesión de los terrenos por un plazo no superior a 30 años, lo cual prácticamente hace inviable ese proyecto allí”. Al tiempo que ha subrayado que “es un proyecto que es importante para la ciudad de Cáceres”.