Instalaciones de calidad, un marco incomparable y un recinto preparado para acoger competiciones del máximo nivel. Esas tres características convierten a Albalá y su recinto ferial en toda una referencia en el mundo del caballo en Extremadura. Tras el éxito logrado hace apenas unas semanas con la Feria del Caballo, ahora, del 7 al 8 de mayo la localidad acoge tres grandes pruebas de equitación: Campeonato de Doma Clásica (7 de mayo), CVT Doma Vaquera-Copa de la Federación Hípica Extremeña (8 de mayo) y CNET -Campeonato de Extremadura de Equitación de Trabajo (7-8 de mayo). En total se han inscrito cerca de cien caballos para las distintas pruebas procedentes no solo de Extremadura, sino también de todo el territorio nacional. El éxito de esta convocatoria de Albalá es tal que ha habido que construir otra pista central paralela a la actual del recinto (60 por 22 metros) a fin de que se puedan realizar las numerosas pruebas.

La realización de estas tres grandes pruebas en Albalá no es fruto de la casualidad, sino que es el resultado del trabajo realizado desde el consistorio. El año pasado se realizó el campeonato de doma clásica y fue tal el éxito que se han sumado otras dos pruebas de equitación, convirtiendo este fin de semana a Albalá en auténtica capital del caballo en Extremadura.

El público llena las gradas de la pista central del recinto ferial. EL PERIÓDICO

"Albalá es un municipio que apoya el mundo ecuestre y el turismo que se desarrolla a su alrededor. Nos hemos posicionado para acoger este tipo de competiciones gracias a unas instalaciones preparadas tanto para ferias vacunas como equinas, incluso tenemos iluminación por si hubiera en alguna ocasión espectáculos nocturnos. Para las pruebas de este fin de semana tenemos inscritos unos cien animales para las competiciones regionales. La idea es que si esto sigue así poder acoger en el futuro campeonatos nacionales. De hecho este fin de semana tendremos una lista una nueva pista central", explica el alcalde de Albalá Juan Rodríguez.

Cartel de la competición de doma clásica. EL PERIÓDICO

La doma clásica (con 70 inscripciones aproximadamente en el campeonato) persigue el adiestramiento del caballo a través de un entrenamiento racional, metódico y equilibrado. El jinete tiene que lograr que el caballo realice sus órdenes con equilibrio, armonía y actividad de forma que los dos se integren en un todo, en un binomio. La doma clásica se comenzó a desarrollar en la edad media. Durante la competición el caballo tiene que realizar una serie de ejercicios al paso, al trote y al galope. Cada uno de los ejercicios se puntúa del 1 al 10. Es disciplina olímpica. Los caballos se desplazan lateralmente, giran sobre sí mismos, cambian de pie al galope y ejecutan aires de extrema dificultad.

Cartel del Campeonato de Extremadura de Doma Vaquera. EL PERIÓDICO

En cuanto a la doma vaquera (15 inscripciones, el máximo posible) , ésta se caracteriza por realizarse en un cuadrilongo, donde se ejecutan ejercicios que están relacionados con el manejo del ganado a caballo. El jinete debe preocuparse por ejecutar todas las maniobras con velocidad: círculos, cambio de mano, paso atrás, rollback, spin y Sliding Stop.

Cartel del Concurso de Equitación del Trabajo.

Cartel del Concurso de Equitación del Trabajo. EL PERIÓDICO

Finalmente, la tercera disciplina es la Equitación de Trabajo (15 inscripciones, el máximo posible). Según la Real Federación Hípica Española "la Equitación de Trabajo puede ser definida como el proceso de adiestramiento que recibe un caballo con el objetivo de potenciar sus habilidades y adquirir las destrezas necesarias para el trabajo con el ganado en el campo. Las competiciones nacionales tanto individual como equipos, consiste en el desarrollo de cuatro pruebas: Doma, Manejabilidad, Velocidad y Apartado de la vaca".

Carteles con las tres competiciones equinas este fin de semana en Albalá. EL PERIÓDICO

Te puede interesar:

CODIGO DE CONDUCTA

  1.  En todos los deportes ecuestres el caballo es el soberano.
  2. El bienestar del caballo debe prevalecer sobre las exigencias de criadores, entrenadores, jinetes, propietarios, comerciantes, organizadores, patrocinadores y jurados.
  3. Todos los cuidados y tratamientos veterinarios prodigados a los caballos deben asegurar su salud y bienestar.
  4. Se debe mantener en todo momento un buen nivel en materia de alimentación, salud, higiene y seguridad del caballo.
  5. Un ambiente sano debe mantenerse durante el transporte de los caballos. Deben adoptarse las oportunas medidas para asegurar que la ventilación sea la adecuada y la alimentación y agua suficientes y suministradas de forma regular.
  6. Deberá ponerse especial interés en que la instrucción en el entrenamiento y práctica de los deportes ecuestres mejore, así como promocionar los estudios científicos sobre medicina equina.
  7. En interés del caballo, la salud y la competencia del jinete se consideran esenciales.
  8. Cada tipo de equitación y cada método de entrenamiento deberán considerar al caballo como ser vivo y excluir toda técnica considerada abusiva por la FEI.
  9. Las Federaciones Nacionales deberán instituir controles adecuados para que, toda persona y órgano bajo su jurisdicción, respete el bienestar del caballo.
  10. Los reglamentos nacionales e internacionales del deporte ecuestre, relativos a la protección del caballo, deberán ser respetados, no solo durante los concursos nacionales e internacionales, sino también, durante los entrenamientos. Los reglamentos deberán ser continuamente revisados, a fin de asegurar el respeto al caballo.