Kiosco

El Periódico Extremadura

problemática para la recolección de los frutales de hueso en EXTREMADURA

El campo extremeño necesita más de 6.000 jornaleros para recolectar la fruta

Los agricultores ya tienen problemas para encontrar mano de obra y la campaña todavía no está al 100%. El sector estima que el volumen de la cosecha será mayor este año y tendrá muy buena calidad

Un jornalero trabaja en la recogida de fruta. E.P.

La problemática para encontrar mano de obra en la campaña de recolección de la fruta en Extremadura no es una novedad, pues se viene repitiendo en los últimos años, sin embargo, esta temporada parece agravarse por factores como la reactivación de los sectores de la construcción y hostelería, así como los nuevos tipos de contratos derivados de la reforma laboral. Y si esto no fuera poco, los agricultores miran con recelo los efectos que puede tener la huelga convocada por los sindicatos para los días 16, 17 y 18 de junio tras no llegar a un acuerdo con la patronal sobre el convenio del campo. El director gerente de la Asociación de Fruticultores de Extremadura (Afruex), Miguel Ángel Gómez, afirma que de las 65.000 personas que suelen trabajar en el sector para la recogida de los frutales, este año «nos harán falta entre 6.000 y 8.000 personas más para cubrir los picos de la campaña», que se darán desde mediados de junio hasta finales de agosto.

«La gente ya no se quiere dedicar a la recolección y se marcha a otros sectores. Los estudiantes solían aprovechar los veranos para sacarse algún dinero en el campo, pero mucho de ellos ya no quieren ejercer este tipo de labores», explica. «Una de las soluciones pasaría por hacer más flexible la jornada laboral para que la gente pueda echar más horas y cobrar más. Si en un futuro seguimos teniendo falta de mano de obra, habrá que pensar en los flujos migratorios y en traerse a gente», apunta. A su juicio, la huelga del campo «hará daño a los agricultores».

«Todas las explotaciones estamos cortos de personal y unos a otros nos vamos pasando a trabajadores. La mano de obra está escaseando y nos vemos negros para completar las cuadrillas», lamenta el presidente de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Villanueva de la Serena (Agryga), Herminio Íñiguez. Lo que le resulta más llamativo de este año es que las centrales hortofrutícolas también están teniendo problemas para encontrar empleados. «En el campo hay un sueldo digno, pero la gente no quiere trabajar, prefiere quedarse en casa porque le van a pagar igual sin moverse», destaca. «A esto se suma que los sindicatos tienen ganas de liarla, cuando la gente del campo no quiere saber nada del tema de la huelga porque no quiere perder días de trabajo», apostilla. 

El secretario general de la organización agraria UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas, considera que «ya está habiendo más dificultades que otros años para conseguir mano de obra y eso que la campaña aún no está al 100%». Sostiene que la reactivación de otros sectores como la construcción y la hostelería está ocasionando la pérdida de trabajadores para el campo, ya que «en algunos casos no podemos competir en sueldos ni en condiciones laborales». «La convocatoria de huelga por el convenio del campo va a afectar al sector de la fruta y puede generar una situación de mayor gravedad», añade.

La producción

Si hace varias semanas comenzó la recolección de las cerezas, la campaña se extiende ya al resto de las frutas de hueso que se cultivan en los campos extremeños como son el melocotón, la nectarina, el paraguayo o la ciruela. El gerente de Afruex indica que la producción de cerezas se ha reducido en torno a un 20% debido a las heladas que se registraron en la primavera, si bien, el resto de los productos «vienen muy bien» tanto en el volumen, sobre en todo en ciruelas, como en la calidad. «Este año se van a recolectar unas 300.000 toneladas de fruta, cuando el año pasado fueron 273.000», señala Gómez. 

En este sentido se expresa el responsable de Agryga, quien resalta que Extremadura tiene este año «la mejor cosecha y la de mejor calidad», porque en otras zonas del país han tenido «reducciones muy importantes de la producción». «Los precios son aceptables, no para hacerse ricos por la subida de los costes, pero tenemos una campaña muy interesante». Por su parte, el dirigente de UCE dice que el volumen productivo subirá un 5% con respecto al pasado año. «Es un año muy importante para la recuperación del propio sector de la fruta», afirma.

Los contratos

La reforma laboral aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez también está teniendo su repercusión a la hora de contratar a los trabajadores del campo. «Está afectando en el sentido de que hay muchos contratos que tienen una tipología diferente, que ahora se convierten en fijos discontinuos», asegura Huertas. «Muchas explotaciones medianas y pequeñas no pueden establecer un contrato por más de un mes y medio, y cuando traes un contingente tienes que garantizarles un mínimo de contratación de tres meses», explica.

«A la falta habitual de mano de obra se está añadiendo la dificultad que tienen, tanto las empresas como los trabajadores, a la hora de poder acogerse a las nuevas modalidades de contratación de la reforma laboral que no permite ya los contratos temporales que eran los que se hacían antes en este sector», subraya el secretario general de la Confederación Regional Empresarial Extremeña (Creex), Javier Peinado. «Muchos jóvenes aprovechaban para trabajar durante el verano en la campaña de la fruta y ahora mismo, por las modalidades de los contratos, no les interesa», puntualiza.

Compartir el artículo

stats