Kiosco

El Periódico Extremadura

AYUNTAMIENTO, JUNTA, TRAGSATEC Y FEDEXCAZA PONEN EN MARCHA UN PLAN PARA CONTROLAR LA POBLACIÓN DE UNGULADOS

Los jabalíes que rondan el casco urbano de Cáceres serán abatidos con flechas

La intervención se inicia después de que ayer una piara al completo se colara en el parque del Príncipe. Arqueros intentaron anoche matar a los de esta zona verde, que estará cerrada hasta que se consiga

Durante toda la tarde fueron varios los curiosos que se acercaron al parque del Príncipe para intentar ver a los jabalíes. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Eran las diez de la mañana cuando usuarios del parque del Príncipe de Cáceres advirtieron la presencia de varios jabalíes, una hembra junto a sus crías que paseaba por la zona del canal de agua, uno de los espacios más transitados de este pulmón verde cacereño por excelencia. Enseguida se avisó a la Policía Local y se tomó la decisión de cerrar el parque por seguridad. Los agentes se encargaron de desalojar el recinto, que permanece clausurado todavía. Después se comprobó que no era solo una hembra con sus rayones, sino «una piara entera», con ungulados de varias edades.

El parque permanecerá clausurado hasta que se consiga abatir a los jabalíes mediante arqueros con flechas de la Federación Extremeña de Caza (Fedexcaza). Matar con flechas a los animales que copan el núcleo urbano es una opción que el colectivo de cazadores ya había ofrecido en varias ocasiones al ayuntamiento como solución al exceso de población de la especie, razón por la que terminan intimidando a los vecinos en las zonas residenciales. Pero el consistorio siempre había rechazado porque implica su muerte.

El plan está coordinado por el ayuntamiento y cuenta con todas las autorizaciones necesarias por parte de la Junta de Extremadura. La idea es que los arqueros se desplazaran ayer hasta el parque una vez caída la tarde para intentar abatirlos durante la noche, que es cuando esta especie suele salir de sus escondites (por el día se mantienen resguardados). Este plan se extenderá también a otras zonas de la ciudad donde se ha observado sobrepoblación de jabalíes, como el entorno de La Montaña.

"Los jabalíes serán abatidos siempre por la noche, en lugares donde no haya presencia de personas", asegura el ayuntamiento

decoration

«Desde esta noche -por ayer- y tras recabar todas las autorizaciones pertinentes se pone en marcha un plan de choque junto con la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio de la Junta de Extremadura que consistirá en un control poblacional selectivo que realizará el servicio de control con arco de especies silvestres de la Federación Extremeña de Caza y que se llevará a cabo cumpliendo toda regulación y normativa, a través de arqueros cualificados en las localizaciones que se han determinado en un estudio previo», ha asegurado el ayuntamiento.

Para ello se ha creado un equipo técnico de coordinación entre el consistorio, la Junta de Extremadura, Tragsatec (empresa que fue contratada en marzo por el Ejecutivo autonómico para controlar la presencia de jabalíes en la ciudad con cupos de captura y vigilancia con cámaras, lo que se denomina fototrampeo) y Fedexcaza. En las zonas en las que se actúe será necesario además, instalar jaulas u otras medidas que estimen las autoridades competentes en los próximos días, para capturar a más animales que pudieran seguir apareciendo.

Se les controla con cámaras

Según aclara el propio ayuntamiento, este plan de choque cuenta «con todas las medidas de seguridad» y los jabalíes serán abatidos «siempre por la noche, en lugares donde no haya presencia de personas (no puede realizarse en zonas residenciales)». Los arqueros irán siempre acompañados de la Policía Local. Ha sido precisamente gracias a las cámaras que instaló Tragsatec como se ha conseguido localizar la ubicación de estos ungulados y será en estos espacios en los que actúen los arqueros con flechas. No costará nada al consistorio porque ni Fedexcaza ni los profesionales cobran por la actuación, tal y como confirma el propio colectivo de cazadores.

El alcalde, Luis Salaya, responsable también del área de Medioambiente, siempre había rechazado esta alternativa porque implica matar al animal. Sin embargo no ha quedado otra opción. El programa comenzó a gestarse hace unos dos meses, cuando se detectó la presencia de estos animales en el parque de Montesol II, donde uno de ellos intentó atacar a una pareja, que consiguió zafarse, según explica el presidente de Fedexcaza, José María Gallardo.

La presencia de estos ungulados en las zonas urbanas es habitual desde hace años. Se les ha visto por Casa Plata, Residencial Universidad, Gredos, San Blas, Cáceres el Viejo, el Marco, Infanta Isabel,... Pero esa vez fue diferente porque se comprobó que estos jabalíes ya no regresaban de día al monte, sino que, mientras estaba el sol, permanecían resguardados tras matorrales o jaras, en el mismo barrio, y salían una vez caída la noche. Fue en ese momento cuando el ayuntamiento se puso en contacto con el colectivo de cazadores para pedirles que actuaran. Quedó pendiente la solicitud de los permisos. Y no volvieron a hablar.

Todo se ha precipitado ante la gravedad de los hechos de ayer. Primero porque aparecieron en un espacio muy transitado y céntrico. Y segundo porque había una cantidad importante de ejemplares (no se ha sabido precisar cuántos) y de diferentes edades; algunos de riesgo importante.

Al cierre de esta edición aún no se había conseguido abatir a los animales. Una vez muertos será el ayuntamiento el que decida cómo proceder con los ejemplares. 

Compartir el artículo

stats