Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

SORTEO EXTRAORDINARIO DE NAVIDAD: VENTAS, PREMIOS Y TESTIMONIOS

Los cacereños hacen una apuesta histórica al Gordo: 81 € por cabeza

La previsión es que cada habitante de la provincia gaste en el sorteo 13 € más que la media nacional. La enésima crisis mueve a los ciudadanos a rescatar unos euros de facturas e hipoteca para probar suerte

Administración 'Fuente del oro' de la calle Antonio Silva, donde Daniel Moreno afirma que las ventas marchan bien. LORENZO CORDERO

A grandes males, grandes remedios. Es lo que deben pensar muchos cacereños, que entre secuelas del covid, guerra, facturas por las nubes y alimentos de lujo, están destinando algunos euros a probar suerte para salir por fin de este bucle que lleva a la sociedad de crisis en crisis. «Si al final pagas 200 euros en luz, 200 en gas y no puedes con la hipoteca ni con la cesta de la compra, 20 euros los echas en un décimo que puede salvarte de todo», explica uno de los loteros consultados por el EXTREMADURA. Porque el año pasado la capital cacereña se envalentonó y gastó 76,3 euros por habitante en el Sorteo Extraordinario de Navidad, una cifra sin igual al menos desde el cambio de siglo. Para este año, Loterías ha enviado a las administraciones cacereñas el equivalente a 81,2 euros, una consignación histórica, sin precedentes. Y se va vendiendo, incluso algunos despachos piden más. 

Lógicamente la inflación se nota, pero por el Gordo siempre se hace un esfuerzo, porque además se comparte. En Cáceres, donde no llueven los puestos de trabajo, los salarios tampoco despegan y las opciones de mejora son limitadas, la compra de lotería navideña a la espera del milagro se situó el pasado año en el puesto 20º de un total de 52º provincias, con 76,3 € por habitante, cifra que supuso 13 € por encima de la media nacional. Para este año, la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) eleva las previsiones y consigna 81,2 € por cabeza, que equivalen a 12 € por encima de la media, de nuevo en el puesto 20º.

DATOS PARA NO PERDERSE


  • 31,6 millones de euros: es la cantidad que la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado ha consignado para Cáceres en el Sorteo de Navidad, es decir, lo que calcula que se gastarán los cacereños.
  • 180 series: cada una de ellas consta de 100.000 billetes, y cada billete tiene 10 décimos que cuestan 20 euros. Si alguien quisiera comprar un número completo debería gastarse 36.000 euros.
  • 13: terminación preferida. Los cacereños la han agotado ya en algunos despachos. También buscan el 15 y el 69. Como unidades, el 7 y el 5. Además piden la terminación del año que acaba y que empieza (22 y 23).
  • 5: última cifra más premiada en el Gordo (32 veces). Le siguen el 4 y el 6 (27 veces), el 8 (24 veces), y el 0 y 7 (22 veces). Como menos afortunado figura el 1 (solo 8 veces).
  • 15.640: se ha repetido como primer premio en los años 1956 y 1978. También ha salido dos veces el 20.297 (en 1903 y 2006). Son casualidades impactantes, estadísticamente muy difíciles, pero han ocurrido.
  • 2.520 millones de euros: es la cantidad que se destina a repartir en premios durante el Sorteo Extraordinario de Navidad, lo que equivale a un 70% de la emisión, que asciende a 3.600 millones de euros.

Y es que la provincia cacereña lleva una progresión ascendente desde que empezó a recuperarse de la crisis del ladrillo. En 2016 se vendieron 59,6 euros por habitante para pasar a 66 en 2018, 68 en 2019, 63 en 2020 (el covid supuso un varapalo) y 76,4 en 2021.

Un vistazo detenido al ranking permite apreciar que ninguna provincia andaluza gasta más que la cacereña en el Sorteo Extraordinario del 22 de diciembre. Tampoco ninguna catalana salvo Lleida, donde se ubica la mítica Bruja de Oro. Badajoz, sin ir más lejos, gasta poco más de la mitad que Cáceres. Madrid, Valencia o País Vasco también se quedan por debajo.

Y eso que este año la campaña de lotería se ha hecho más corta. «Otoño ha tenido un calor atípico que no animaba a la gente a prever la Navidad. Al principio pensábamos que se estaba dando mal pero en cuanto llegaron las primeras lluvias, empezaron a concentrarse las ventas para el sorteo del día 22», explica Inés Pedrera, titular junto con Juani Cabrera y Alba Pazos de ‘Loterías Doncel’ (administración nº 9), en Cánovas. «Ahora la campaña va muy bien. No es que haya subido una barbaridad pero nos mantenemos y todavía queda el último empujón fuerte, que comienza estos días. El puente de diciembre es primordial para la lotería, y de ahí hasta el sorteo», explican.

Juani, Inés y Alba , de 'Loterías Doncel', explican que las ventas han arrancado cuando llegaron las primeras lluvias. LORENZO CORDERO

Además, en ‘Doncel’ están de enhorabuena porque este tradicional despacho de la suerte ha cambiado su ubicación del nº 9 al nº 11 de la avenida de España, más espacioso, blanco, luminoso... «Estamos ilusionadas, hemos puesto nueva decoración, ojalá podamos rematarlo con un buen premio para nuestra clientela», confiesan.

Las cosas de la fortuna también marchan bien por Aldea Moret, al menos la esperanza no flaquea. Maribel Solís es la titular de ‘El boleto de la suerte’, administración situada en el nº 26 de la avenida de la Constitución. Asegura que ha recibido más lotería que otros años y que, a falta del impulso final que arranca con la llegada de diciembre, «nosotros vamos bien, incluso me atrevo a decir que un poquito mejor que el año pasado».

Maribel Solís, de ’El boleto de la suerte', afirma que la gente aparta unos euros para probar fortuna, "y lo que necesitan es que por fin les toque". EL PERIÓDICO

Es cierto que la inflación machaca a las familias de este y otros barrios, «pero la gente aparta algo para probar suerte en Navidad, lo que necesitan es que les toque la lotería de una vez y tapar esos agujerillos que se van haciendo más grandes. Al final piensas que 20 euros se van en cualquier cosa y la lotería te puede solucionar la vida», comenta Maribel, quien personalmente sabe mucho de constancia y resiliencia: abrió hace cinco años y le ha pillado de pleno la pandemia y la inflación, «pero no nos faltan las ganas de tirar adelante», sostiene. La misma ilusión que demuestran los muchos clientes que entran a comprar uno o más décimos para amigos y familia, «porque sigue siendo el sorteo del año que más se comparte», destaca.

Una buena campaña

Por su parte, la ‘Fuente del oro’ (administración nº 8 situada en Antonio Silva) tuvo que solicitar el pasado año a la SELAE más lotería en seis ocasiones, y este año ya ha llegado a esa misma situación. «Las ventas van bien, mejor que en 2021, y falta el último empujón porque entramos en los días que más décimos se compran. Por el momento me atrevería a decir que es una de nuestras mejores campañas», apunta Daniel Moreno, que vende desde este despacho a numerosos municipios desde Salamanca hasta Badajoz.

Ahora bien, la inflación acentúa los distintos perfiles de compradores. Desde las empresas que siguen funcionando bien «y se llevan lotería para todos sus empleados», hasta el que confiesa que este año le cuesta gastarse los 20 euros del décimo. «La situación está mal y mucha gente apenas tiene margen después de pagar hipotecas, luz o gas», señala Daniel. Sin embargo, la costumbre de la lotería empuja «y se sigue jugando sobre todo porque este sorteo se comparte, se vive a medias con la esperanza de que te arregle las cosas».

En la administración ‘La niña bonita’ (avenida Ruta de la Plata) saben que la lotería está muy relacionada con las tradiciones, con la creencia de que los premios siguen alguna suerte de lógica. «Por eso el año pasado la gente pensó que tras el covid vendría algo bueno, y compró bastante lotería. Este año marcha bien, pero más lenta en ventanilla, claro que el público siempre espera hasta el último mes, casi la última semana, incluso al último momento». Así lo explica Silvia Cerro, titular de esta administración, que además aguarda su primer hijo, lo que le ha convertido en un talismán por aquello de la fortuna de las embarazadas. «Las personas somos un poco supersticiosas. Algunos me piden que les dé los décimos con la mano izquierda o boca abajo», revela.

Silvia Cerro, de ’La niña bonita’: «Algunos me piden que les dé los décimo con la mano izquierda o boca abajo. Hay superstición en la lotería». LORENZO CORDERO

La venta a colectivos sí se ha adelantado. «Han venido más clientes de centros de mayores, educativos u hospitales a reservar números, que hasta se han agotado». Ilusión hay, pero también inflación, «y la gente llega preocupada, empieza a estar harta de tanta crisis». De hecho, Silvia afirma que algunos clientes que antes llevaban varios décimos para la familia han reducido el gasto, y bares que vendían por décimos han encargado participaciones para dar así más facilidades. 

‘Décimos Sorpresa’, una opción al alza

Se están poniendo de moda porque permiten mantener la ilusión hasta la misma jornada del sorteo, con el décimo oculto hasta ese momento. Y sobre todo crecen como tendencia de regalo. Cada vez más administraciones de lotería recurren a los ‘Sobres Sorpresa’, un obsequio que tiene una buena acogida sobre todo entre los jóvenes, ya que refuerza la magia y la ilusión que envuelve el Sorteo Extraordinario de Navidad.

Silvia Cerro, titular de ‘La niña bonita’ (avenida Ruta de la Plata), ya ofrece este producto. «En los sobres solo se ve el importe que se juega y un código de barras. La cuestión está en no abrirlo hasta el día del sorteo, de modo que no sabes qué número llevas y puedes encontrarte con la mayor sorpresa. Cada vez lo pide más gente», explica.

Las instrucciones que incluye el sobre son realmente divertidas. Instan a guardarlo en lugar «fresco y seco» hasta el sorteo. Y añaden: «En caso de que sea usted millonario, grite, llore y abrace al primero que pase». Por si no toca, también hay una recomendación: «Piense que alguien a quien aprecia de corazón ha buscado hacerle millonario». 

Compartir el artículo

stats