INVERSIÓN DEL MINISTERIO DE TRANSPORTES: LA ACTUACIÓN SUPERA LOS 40 MILLONES DE EUROS

Cáceres ya cose el área metropolitana del oeste con una vía lista en 2025

Tendrá 10,7 kilómetros con doble calzada hasta el acceso a Malpartida de Cáceres y circunvalación hasta el cruce de Arroyo de la Luz

Alcaldes y empresarios valoran las posibilidades que se abren con este acceso más rápido a la capital y a la A-66

Malpartida y Aliseda también reformarán sus travesías con proyectos más seguros

La inversión equivale a casi 4 millones de euros por kilómetro, un desembolso poco habitual en estas tierras, que permitirá agilizar los desplazamientos entre Cáceres y los municipios de su zona metropolitana por el oeste. Ése es el objetivo de las obras de la variante de Malpartida de Cáceres, en la carretera N-521, iniciadas antes de verano con la previsión de estar listas en 2025. Se trata de una actuación de 10,7 kilómetros que desdoblará la calzada desde el cruce de la A-66 hasta Malpartida, municipio que circunvalará para luego continuar como vía rápida hasta la confluencia con la carretera de Arroyo, donde ya retomará el trazado histórico de la N-521.

Estos trabajos «van en plazo», afirma César Ramos, diputado y portavoz socialista en la Comisión de Fomento del Congreso. La obra beneficiará sobre todo a los vecinos de municipios como Arroyo de la Luz, Aliseda, Salorino, Herreruela, Brozas, Navas, Alcántara o Valencia de Alcántara , quienes tendrán un tramo más rápido y seguro al rodear Malpartida, acortando así sus desplazamientos a Cáceres. Pero además, Malpartida, que en principio perdería afluencia de paso, también reducirá los tiempos a la capital y prepara una renovación integral de su travesía, que aportará nuevas posibilidades.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana financia la obra con 43,1 millones de euros (fondos del Plan de Resiliencia), que acomete OHLA, uno de los seis mayores grupos constructores del país (fusión de Obrascón, Huarte y Lain). El proyecto persigue eliminar el paso por la travesía de Malpartida por cuestiones de seguridad, reducir el tráfico pesado de largo recorrido por el municipio (ruidos, contaminación...) y mejorar «sustancialmente» la accesibilidad a la población de Arroyo de la Luz y al resto de municipios del oeste de Cáceres.

Y es que Malpartida mantiene una función residencial con respecto a la capital que además se complementa por la existencia de un importante polígono industrial, lo que implica elevadas intensidades de tráfico en este tramo, por lo que se hará doble carril. Además se reordenarán los accesos con vías de servicio en ambos márgenes. También se mejorará la movilidad peatonal y ciclista, con la adecuación de parte del camino natural Cáceres-Badajoz y la prolongación de la vía ciclista hasta Malpartida.

«En Arroyo acortaremos el trayecto a 10-15 minutos»

Arroyo de la Luz es posiblemente el municipio más beneficiado por la nueva variante, porque gana todo, reduce sustancialmente sus desplazamientos a Cáceres y no pierde nada. «En nuestro caso supone la respuesta a una reivindicación de muchos años, una infraestructura estratégica tanto para el transporte de personas como para el de mercancías, y por supuesto para el desarrollo turístico, acercándonos a Cáceres, la ciudad más visitada de Extremadura por su casco histórico. Todo lo que sea una comunicación más ágil y segura con la ciudad, supone un evidente avance», subraya el alcalde, Carlos Caro.

«La nueva vía supone la respuesta a una reivindicación de años, una infraestructura estratégica»

CARLOS CARO

— Alcalde de Arroyo

La población dista unos 18 kilómetros de Cáceres, trayecto que se cubre en 15-20 minutos «y que se reducirá a 10-15 minutos», al ahorrarse las limitaciones de velocidad, semáforos y pasos de peatones de la travesía de Malpartida y su polígono industrial. Una ventaja para los vecinos y una oportunidad para el comercio y las empresas arroyanas. «Hay un buen tejido local, especialmente empresas de servicios (carpintería, albañilería, fontanería, muebles…) que tienen mucho trabajo en Cáceres», señala el alcalde. «Pero además, la nueva vía nos acercará a la A-66, el eje que cruza Extremadura y que ofrece una importante salida de personas y mercancías hacia el norte y el sur peninsular».

Arroyo también ve posibilidades en la reciprocidad de los desplazamientos. «Nuestro municipio tiene muchos eventos festivos, como han sido las actuaciones de Mojinos Escozíos, Soraya, El Maki o Henry Méndez, y una intensa agenda cultural y deportiva que ya atrae a bastante público de la ciudad. Ahora seremos incluso más accesibles». Además, como presidente de la Mancomunidad Tajo-Salor, Carlos Caro destaca la ventaja que supondrá aligerar ese tramo a todos los municipios del entorno.

«Si nos acerca más al público de Cáceres, será fantástico»

En las empresas de Arroyo existe esa misma sensación. «La nueva carretera nos viene bien, y si acerca más al público de Cáceres, todavía mejor, será fantástico», reconoce Silvia Portero, del restaurante Entre2, que recibe una buena clientela de la capital, "especialmente los fines de semana", desde su inauguración hace casi nueve años.

«Recibimos una buena clientela de la capital, especialmente los fines de semana, por tanto esto nos beneficiará»

SILVIA PORTERO

— Restaurante Entre2 (Arroyo de la Luz)

Cabe recordar que también al oeste de la provincia se proyecta el puente de Cedillo con la zona lusa de Montalvao, ya en estudio ambiental, que acercará Cáceres a las playas del centro portugués (Peniche, San Martinho do Porto, Caldas da Rainha o Nazaré), puesto que ahorrará un importante rodeo. «Posiblemente nos podremos beneficiar en cierto modo de esa mayor afluencia de los portugueses hacia nuestra zona, como ya lo hace Badajoz. A ver si se pone en marcha y vemos estos avances», comenta Silvia.

«Una gran noticia frente al déficit de infraestructuras»

La Cámara de Comercio lleva más de un siglo defendiendo los intereses de las empresas cacereñas. Su presidente, Gabriel Álvarez, destaca «la gran noticia que siempre constituye una infraestructura nueva que mejore la conectividad, frente al déficit tan grave que venimos arrastrando». En este caso, «se trata además de una inversión muy importante para la comunicación de los municipios de la zona, para sus opciones comerciales, empresariales y turísticas, puesto que supondrá un beneficio en el día a día».

Gabriel Álvarez también considera «fundamental» el futuro puente de Cedillo (financiado por Portugal con 9 millones) para la zona oeste y en general para toda la provincia. «Resulta vital estrechar lazos mediante infraestructuras que nos conecten con Portugal, nuestro primer socio comercial, un aliado, no podemos seguir de espaldas».

«Será una oportunidad para las opciones comerciales, empresariales y turísticas de la zona»

GABRIEL ÁLVAREZ

— Presidente de la Cámara de Cáceres

Mismo argumento que esgrime la Cámara para insistir en la importancia de llevar la autovía EX-A1 (Navalmoral-Moraleja) hasta la frontera portuguesa. El país vecino también proyecta el desdoble desde esa frontera hasta Castelo Branco, donde la ruta ya empalmaría con la A23, que conduce hacia la costa y Lisboa. Así, la EX-A1 supondría el segundo gran enlace Madrid-Lisboa (además de Badajoz) y «sería clave para el desarrollo económico de ambos lados de la Raya, indica el presidente cameral, quien insta a aprovechar los Fondos Europeos de Resiliencia. «Esa autovía nos sacaría de la periferia de nuestros respectivos países para posicionarnos en el centro de la península».

«Malpartida perderá tráfico, pero tendrá otras ventajas»

Para Malpartida de Cáceres, la variante tiene sus pros y sus contras. Por un lado se beneficiará del nuevo tramo en doble vía hasta la capital cacereña, pero por otro, la variante sacará el tráfico del área de influencia económica que supone la actual N-521 a su paso por el casco urbano, donde hay negocios que se benefician ahora de ese trasiego. «Se trata de una de las carreteras con mayor densidad de toda Extremadura: a la altura de la A-66 tiene una media de 10.000 vehículos/día y por Malpartida pasan en torno a 6.000. De ellos, más de la mitad van a Arroyo, Brozas, Aliseda…, y ese tráfico ya no cruzará Malpartida. Tendrá seguro un efecto negativo en hoteles, restaurantes y tiendas», reconoce el primer edil, Alfredo Aguilera.

«El proyecto que se baraja para la travesía de Malpartida incluye paseos, carriles bici, zonas verdes...»

ALFREDO AGUILERA

— Alcalde de Malpartida

Ahora bien, «como alcalde debo valorar los aspectos positivos, y los hay: mayor comodidad y seguridad para ir y volver a Cáceres, tanto para nuestros vecinos como para las numerosas personas que se trasladan desde la ciudad al polígono de Malpartida». Un proyecto que además «pone al municipio a menos tiempo de Cáceres y eso genera ventajas para el propio polígono, con una mejor salida de mercancías y de trabajadores hacia la capital y la A-66, y nos acerca a Cáceres para absorber pernoctaciones turísticas».

El doble carril saldrá del cruce de la A-66 hasta aproximadamente la entrada del circuito de motos. Ahí se desviarán los vehículos que entren a Malpartida por la actual N-521. El resto seguirá por la nueva variante (vía rápida) rodeando la población por el norte, hasta retomar la N-521 en el cruce de Arroyo.

Malpartida tendrá además otra inversión. Ya está trabajando con un proyecto del Ministerio de Transportes para «la urbanización de la travesía de la N- 521 por el casco urbano», que abarca unos tres kilómetros desde la zona de Mercadona hasta la salida del municipio. El ayuntamiento acaba de aprobar la cesión de todos los terrenos necesarios al ministerio para su puesta a punto con paseos peatonales, carriles bici, zonas verdes, paradas de autobuses, más seguridad vial, movilidad sostenible… «El proyecto planteado nos satisface y además han admitido buena parte de nuestras alegaciones», reconoce Aguilera.

«Aliseda podría convertirse en una localidad dormitorio»

Aliseda, como Arroyo, solo recibirá ventajas de la nueva carretera. «Será muy positiva para nosotros porque acortará las distancias con Cáceres. En ese caso, quizás nos podamos convertir en una localidad dormitorio para la ciudad. Un trazado más rápido invitaría a la gente a vivir aquí con un ahorro económico en la vivienda y con el beneficio de disfrutar del entorno rural, a dos pasos de Cáceres», plantea Raquel Liberal, su alcaldesa.

«Un trazado más rápido invitaría a la gente a vivir aquí, con un ahorro en la vivienda y el beneficio de estar en el entorno rural»

RAQUEL LIBERAL

— Alcaldesa de Aliseda

Este municipio se ubica a 30 kilómetros de la capital cacereña. «Tardamos unos 25 minutos, que con el proyecto se acortarán a 20, incluso menos». A diario son muchos los vecinos que se trasladan desde Aliseda a Cáceres «para realizar compras, hacer gestiones y trabajar». Pero la variante también puede fomentar el movimiento a la inversa. «Queremos promover más el turismo, puesto que tenemos recursos muy interesantes como el Tesoro de Aliseda y la Mina Pastora». Además, el municipio da acceso a la Sierra de San Pedro, «con parajes de maravilla».

También Aliseda está trazando un proyecto con el ministerio para que la travesía urbana de la N-521 ofrezca «un entorno más seguro, ya que la velocidad de los vehículos supone ahora un peligro». Habrá zonas destinadas al tránsito de peatones y mejores accesos a la población a través de nuevas glorietas.

«Será el primer pueblo de paso viniendo de Cáceres»

David Rodríguez es el titular del restaurante La Montería de Aliseda, un clásico para los que frecuentan la N-521 por cuestiones de turismo y trabajo, también para los propios aliseños. «En principio llegaremos antes hasta Cáceres evitando rotondas y semáforos, pero a la vez, Aliseda quedará más cerca para el turismo, incluso será el primer pueblo por el que se pase viniendo de Cáceres», comenta.

«Llegaremos antes hasta Cáceres evitando rotondas y semáforos, y Aliseda quedará más cerca para el turismo»

DAVID RODRÍGUEZ

— Restaurante La Montería de Aliseda

Y es que la N-521 tiene movimiento de día «por cuestiones de trabajo y transporte», pero al caer la tarde «desciende mucho y por la noche está prácticamente muerta», de ahí que cualquier mejora «sea positiva para el municipio».

«Otra vez la Estación Arroyo- Malpartida queda aislada»

Los vecinos de los municipios del entorno cacereño se muestran satisfechos con el nuevo trazado de la N-521 a su salida de la ciudad, porque aunque solo sean 10,7 kilómetros, todo ahorro de tiempo cuenta. Sin embargo, los habitantes de la Estación Arroyo-Malpartida, pedanía de Cáceres situada a unos 15 kilómetros de la capital, inaugurada en 1881 por los reyes de Portugal y España (Luis I y Alfonso XIII), sienten que vuelven a quedar «apartados».

«Cuando se hizo la carretera que une Arroyo con Malpartida, nosotros teníamos una salida más directa que se anuló, y la desviación actual nos obliga a un rodeo de 4-5 kilómetros. Ahora existe un camino de salida directa hacia esa nueva variante pero no lo arreglarán, no lo enlazarán con ella, debemos dar el mismo rodeo, tampoco ahora piensan en nosotros», lamenta Juana Cortés, representante de alcaldía en la Estación. Reconoce que hubo un periodo de alegaciones, «pero entonces ni nos informaron ni nos enteramos, somos personas trabajadoras que no podemos estar todo el día pendientes de los boletines oficiales».

«No arreglarán el camino que nos une con la nueva carretera, tampoco ahora piensan en nosotros»

JUANA CORTÉS

— Estación Arroyo-Malpartida

Juana reconoce que el diputado socialista César Ramos acudió a la Estación a explicarles el proyecto sobre plano, «y nos dijo que deberíamos haber aprovechado ese periodo». El propio César Ramos ha detallado la situación a este diario: «Hay ocasiones en las que no se pueden habilitar más accesos porque la configuración de la vía no lo permite, porque se crea precisamente para mejorar la fluidez y la movilidad de los municipios de la zona. Una rotonda obligaría a limitar la velocidad, limitando a su vez la función para la que se proyecta. Además, deben cumplirse los condicionantes de la Ley de Carreteras», señala.

No obstante, Ramos puntualiza que el proyecto lleva diversos pasos elevados para que todos los caminos tengan permeabilidad y la variante no suponga un muro.