Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Fase de ascenso a Primera RFEF

El Mérida se queda solo

Los romanos, únicos extremeños este lunes en el bombo tras la eliminación de Cacereño y Coria

Los jugadores del Mérida festejan frente a su afición, en el estado El Collao de Alcoy, el pase a la final. MÉRIDA AD

Solo el Mérida sigue en la pelea por el ascenso a Primera RFEF. Cacereño y Coria ya pusieron el punto final a sus temporadas. De forma muy dramática los primeros (0-4 ante el Teruel); dolorosa, pero con mucho orgullo, los segundos (2-0 frente a La Nucía). Los romanos se quedan por lo tanto como único representante del fútbol extremeño en el sorteo de este lunes tras imponerse el sábado 2-1 al Palencia Cristo Atlético gracias a un gol de Héctor Camps en el minuto 91. 

La otra nota positiva en Alicante fue para el Don Benito, que se impuso al Águilas en los penaltis tras el 0-0 con el que acabó el partido y consigue así la permanencia en Segunda RFEF.

Arenas Club --único quinto clasificado que sigue adelante y que eliminó al Espanyol B--, Real Murcia o Peña Deportiva --que fueron tercero en sus grupos-- y Teruel o Eldense, que acabaron la liga en cuarta posición, serán los posibles rivales del Mérida en la final por el ascenso, que se disputará el próximo fin de semana, de nuevo en la provincia de Alicante. 

También siguen en la pelea por el ascenso Sestao, La Nucía y Unión Adarve. Todos ellos acabaron la liga como subcampeones de grupo. Completa la nómina de aspirantes a subir el Ceuta, que acabó en cuarto lugar en el Grupo IV, el mismo que el Mérida, motivo por el que no volverán a enfrentarse. 

En la ronda definitiva el Mérida mantendrá la ventaja de que le servirá un empate al final de la prórroga para ser nuevo equipo de Primera RFEF.

Épica romana

El pase a la final del Mérida fue épico. El partido ante el Palencia Cristo Atlético no fue el mejor de los romanos, que estuvieron acertados en los momentos clave. Se adelantaron en el minuto 20 con un tanto del uruguayo Diego López y, aunque luego les igualó el cuadro palentino, remataron la faena en el tiempo de prolongación con un tanto de Héctor Camps, que había salido de refresco en la última media hora. 

«Sí, ha sido épico, pero creo que las hemos tenido de todos los colores», decía tras el encuentro Juanma Barrero, entrenador del Mérida. «En partidos como estos, cuando se te presenta la ocasión, hay que matarlos», se lamentaba. Es una lección de la que aprender, apunto, recordando que durante esta semana trabajaran en ello «por si se nos presenta la ocasión en el siguiente partido y así no sufrir tanto».

Reconoció que con el empate, que llegó en el minuto 73, lo pasaron mal, aunque a su equipo en ningún momento se le pasó la prórroga por la cabeza. «Durante la semana nunca habíamos pensado en esa opción, nuestra ambición era otra».

Una acción del partido entre La Nucía y el Coria jugado en la noche del sábado en Benidorm. David Revenga / Información

Agradeció el técnico el trabajo de todos sus jugadores por llegar, sobre todo los lesionados, que hicieron un esfuerzo extra. Entre ellos estaba el goleador Héctor Camps. «Después de tanto sufrimiento, el gol ha llegado en el mejor momento posible», decía el futbolista, que recordaba sobre todo a su familia, la que siempre le ha apoyado en los momentos duros por las lesiones. «Estoy más contento por todos ellos que por mí mismo».

Héroes celestes

No pasó el Coria a la final, pero su afición les reconoció el esfuerzo como a auténticos héroes. Incluso fueron recibidos este domingo por un grupo de seguidores a su vuelta a casa, que les mostraron todo su cariño. «Estoy orgulloso de mi equipo, de mis jugadores, hemos competido muy bien», analizaba Rai, técnico de los celestes, la semifinal ante La Nucía. También agradecía el apoyo de una afición que se hizo más de 700 kilómetros para dar fuerza a los suyos.

«Hemos sido superiores, pero al final un detalle te marca. Hemos sido valientes, le hemos hecho daño sin dar ni un pelotazo. Hemos dominado, con balón y sin él, pero al final la fortuna de cara al gol es la que decide», contaba Rai minutos después de acabar el duelo en el estadio Guillermo Amor de Benidorm. «Hemos llegado hasta donde nos ha dado, en algunos momentos hemos sido mejores que ellos, una pena», añadía Pedro Melli entre lágrimas.

Seguidores del Cacereño siguen el partido en la pantalla instalada en el Príncipe Felipe. CarlaGraw

Muchísimo más dolorosa fue la derrota del Cacereño. Una goleada que empaña lo que estaba siendo una gran temporada y que acabó con la afición verde muy enfadada con sus jugadores, a los que pitaron cuando al final del partido se acercaron a su zona en el estadio Pepico Amat de Elda, que ya será de mal recuerdo para el CPC.

Compartir el artículo

stats